Consejos de Tobit a su hijo 4 1Ese día me acordé de las bolsas de plata que había dejado en casa de Gabael, en la ciudad de Ragues del país de Media. 2Y pensé: «Le he pedido a Dios que me permita morir; así que lo mejor es que le hable a mi hijo Tobías acerca de esa plata». 3Entonces llamé a Tobías y le di estos consejos:   «Cuando yo muera, hazme un entierro como se merece cualquier ser humano. Respeta siempre a tu madre y nunca la abandones; cumple sus deseos y no la hagas enojar con tu conducta. 4Hijo mío, recuerda que ella pasó por muchos peligros cuando estaba embarazada y esperaba que nacieras. Cuando ella muera, entiérrala en la misma tumba, junto a mí. 5»Acuérdate también de obedecer a Dios todos los días de tu vida; no peques contra él y aléjate del consejo de los malvados. 6Si eres un hombre honesto, te irá bien en todo lo que hagas. 7Ésa es la recompensa de la gente honesta. »Usa tus riquezas para ayudar a los necesitados, y no seas tacaño. Si alguien te pide ayuda, no se la niegues, para que Dios no te niegue su ayuda. 8Ayuda a los demás de acuerdo con tus posibilidades: aunque tengas poco, no tengas miedo de tomar una parte para ayudar a otros. 9Si lo haces, cuando tú pases necesidad tendrás muchos amigos que te ayudarán. 10Ayudar a otros te puede salvar la vida y sacar de la desgracia. 11Pues lo que le damos a otros es como una ofrenda valiosa que damos al Dios altísimo. 121312-13»Hijo mío, cásate con una mujer israelita, y no con una extranjera. Recuerda que somos descendientes de profetas. Nuestros antepasados, Noé, Abraham, Isaac y Jacob, se casaron con mujeres que eran familiares de ellos, y Dios bendijo a sus hijos, y sus descendientes heredarán la tierra. Ama a todos los israelitas, pues son tus compatriotas. »No te creas superior a nadie. La recompensa de los orgullosos es la ruina, y nunca viven tranquilos. A los perezosos les espera la pobreza, y pasarán hambre. 14»No dejes de pagar a tiempo el salario de tus obreros. Sirve a Dios, y él te premiará. Pórtate bien y muestra buena educación. 15Lo que no te gusta que te hagan, no se lo hagas a los demás. No tomes vino hasta emborracharte; ¡no te conviertas en un borracho! 16»Comparte tu comida con los que pasan hambre, y tu ropa con los que no la tienen. Regala lo que te sobra, y no seas tacaño. 17Reparte tu pan solamente en los velorios de la gente honesta. 18»Pide consejos a la gente que sabe elegir lo bueno, y nunca desprecies un buen consejo. 19»Da gracias a Dios siempre, y pídele que te vaya bien en todo lo que hagas. Nadie es dueño de la sabiduría. Es Dios quien nos da toda clase de bienes, pero también humilla a quien él quiere humillar, y lo hace caer hasta lo más bajo. »Hijo mío, apréndete bien estos consejos y nunca te olvides de ellos. 20También quiero que sepas que dejé guardados trescientos treinta kilos de plata en la casa de Gabael hijo de Gabrí, en la ciudad de Ragues del país de Media. 21Por eso no te preocupes de que ahora seamos pobres; si respetas a Dios, haces lo que a él le agrada y te alejas del pecado, serás muy rico».  
Can i read the Bible on my phone/tablet?
Selected Verses