Salomón pide a Dios sabiduría 9 1El rey Salomón pide a Dios sabiduría:   «Dios de mis padres, Dios misericordioso, por medio de tu palabra tú creaste todo lo que existe. 2Con tu sabiduría formaste a los seres humanos para que tuvieran dominio sobre los animales y las plantas que tú creaste; 3para que gobernaran el mundo de acuerdo con tus mandatos y fueran honestos al practicar la justicia.   4»Por eso te pido, Dios mío, que me llenes de la sabiduría que siempre te acompaña, y que yo nunca deje de ser uno de tus hijos.   5»Yo soy tu servidor, hijo de una servidora tuya. Soy un simple mortal, débil y de corta vida; es poco lo que entiendo de leyes y de lo que pasa en los juzgados.   6»Cualquier persona, por perfecta que sea, nada vale sin la sabiduría, que sólo tú puedes dar. 7Fuiste tú, Dios mío, quien me hiciste rey de tu pueblo, para gobernar a todos por igual. 8Me mandaste construir un templo para rendirte culto en tu ciudad. Me pediste hacerlo de acuerdo con el modelo que preparaste desde el principio.   9»Contigo está la sabiduría; ella sabe todo lo que haces, y estaba presente cuando creabas el mundo. Ella sabe lo que te agrada y lo que está de acuerdo con tu voluntad.   10»Envíala, Dios mío, desde tu trono maravilloso, desde tu palacio en el cielo. Necesito que me acompañe en cada tarea que realice y me enseñe lo que a ti te agrada. 11Como la sabiduría todo lo conoce y todo lo comprende, será mi guía en todo lo que yo haga, y con su poder me protegerá. 12Con su ayuda, haré todo lo que te agrada; gobernaré a tu pueblo con justicia, y ocuparé con orgullo el trono de mi padre David.   13»Dios mío, los hombres y las mujeres somos simples seres mortales; nos es difícil conocer tus planes, y saber lo que tú quieres. 14Nuestros pensamientos son limitados y mucho de lo que planeamos termina en fracaso.   15»Nuestro cuerpo mortal, hecho de barro, limita las capacidades de nuestra mente y es una carga pesada para el desarrollo de nuestro espíritu. 16Si nos cuesta tanto trabajo conocer todo lo que hay en la tierra, y con mucho esfuerzo descubrimos lo que nos rodea, ¡como seres humanos nos es imposible descubrir lo que está en los cielos!   17»El único que puede conocer tu voluntad, es aquel a quien tú le das sabiduría y le mandas del cielo tu santo espíritu. 18Gracias a la sabiduría, la humanidad ha podido hacer lo bueno. Gracias a la sabiduría, hemos aprendido a obedecerte. ¡Gracias a la sabiduría, los mortales nos salvamos!»
Can i read the Bible on my phone/tablet?
Selected Verses