Busquen la sabiduría 6 1¡Ustedes, reyes del mundo, escuchen, entiendan y aprendan! 2¡Presten atención ustedes, gobernantes de las naciones! ¡No se vuelvan orgullosos por ser reyes de muchos pueblos!   3El Dios altísimo, les ha dado el poder y la autoridad. Dios conoce sus pensamientos, y sólo él les pedirá cuentas de todo lo que hacen.   4Reyes de la tierra, Dios les ha dado autoridad para que reinen en su nombre. Ustedes, sin embargo, no han actuado bien, ni han cumplido su ley; ¡no viven de acuerdo con su voluntad!   5Dios pronto vendrá a castigarlos con fuerza. Dios castiga sin piedad a los que hacen mucho daño y abusan del poder.   6A los pobres de la tierra, Dios les tiene compasión y los perdona; pero castiga con dureza a los que abusan del poder.   7Dios no retrocede ante nadie; no le tiene miedo a los poderosos. Él hizo al grande y al chico, y no hace diferencia entre unos y otros; a todos cuida por igual.   8A los poderosos Dios les pedirá cuentas con mucho rigor. 9Por eso, ustedes, reyes y gobernantes, aprendan a ser sabios y no pequen contra Dios. 10Si cumplen sus leyes y se dejan enseñar por ellas, esas mismas leyes los defenderán en el día del juicio. 11¡Amen mis palabras! Escúchenlas con atención, y aprendan de ellas. El amor a la sabiduría 12La sabiduría alumbra como una luz, y nada puede apagarla. Los que la aman y la buscan la encontrarán fácilmente. 13Ella misma busca a los que la desean. 14El que la busca desde niño, no perderá su tiempo, pues ella misma irá a su encuentro. 15La prudencia perfecta se consigue cuando se piensa en ella. El que se esfuerza en encontrarla vivirá sin preocupaciones. 16La sabiduría busca con entusiasmo a los que la merecen, y les sale al encuentro en todos sus pensamientos.   17El interés sincero por aprender es el primer paso para ser sabio. Sólo el que ama la sabiduría se interesa por aprender. 18El que ama la sabiduría obedece sus leyes, y el que obedece sus leyes vivirá para siempre 19y estará cerca de Dios. 20Sólo el que ama la sabiduría puede ser un buen gobernante. 21Por eso, reyes de los pueblos, si ustedes quieren reinar mucho tiempo, tienen que amar la sabiduría. El sabio comunica su sabiduría 22Ahora voy a decirles lo que es la sabiduría y de dónde proviene. Les contaré todo desde el principio; nada les ocultaré ni les diré mentiras.   23La envidia, que sólo busca destruir, no me obligará a ocultarles lo que sé. La envidia y la sabiduría no pueden ser amigas.   24Los sabios son la salvación del mundo, y un gobernante sabio da seguridad a su pueblo. 25Dejen, entonces, que les enseñe con mis palabras; ya verán cuánto ganarán con ellas.
Can i read the Bible on my phone/tablet?
Selected Verses