Jesús sana a un hombre 8 1Después de que Jesús bajó de la montaña, mucha gente lo siguió. 2De pronto, un hombre que tenía lepra se acercó a Jesús, se arrodilló delante de él y le dijo:   —Señor, yo sé que tú puedes sanarme.[G] ¿Quieres hacerlo?   3Jesús puso la mano sobre él y le contestó:   —¡Quiero hacerlo! ¡Ya estás sano!   Y el hombre quedó sano de inmediato. 4Después, Jesús le dijo:   —¡Escucha bien esto! No le digas a nadie lo que sucedió. Vete a donde está el sacerdote, y lleva la ofrenda que Moisés ordenó.[H] Así los sacerdotes serán testigos de que ya no tienes esa enfermedad. Un capitán romano 5En cierta ocasión, Jesús fue al pueblo de Cafarnaúm. Allí, se le acercó un capitán del ejército romano 6y le dijo:   —Señor Jesús, mi sirviente está enfermo en casa. Tiene fuertes dolores y no puede moverse.   7Entonces Jesús le dijo:   —Iré a sanarlo.   8Pero el capitán respondió:   —Señor Jesús, yo no merezco que entre usted en mi casa. Basta con que ordene desde aquí que mi sirviente se sane y él quedará sano. 9Porque yo sé lo que es dar órdenes y lo que es obedecer. Si yo le ordeno a uno de mis soldados que vaya a algún sitio, ese soldado va. Si a otro le ordeno que venga, él viene; y si mando a mi sirviente que haga algo, lo hace.   10Jesús se quedó admirado al escuchar la respuesta del capitán. Entonces le dijo a la gente que lo seguía:   —¡Les aseguro que, en todo Israel, nunca había conocido a alguien que confiara tanto en mí como este extranjero! 11Oigan bien esto: De todas partes del mundo vendrá gente que confía en Dios como confía este hombre. Esa gente participará en la gran cena que Dios dará en su reino. Se sentará a la mesa con sus antepasados Abraham, Isaac y Jacob. 12Pero los que habían sido invitados primero a participar en el reino de Dios, serán echados fuera, a la oscuridad. Allí llorarán de dolor y les rechinarán de terror los dientes.   13Luego Jesús le dijo al capitán:   —Regresa a tu casa, y que todo suceda tal como has creído.   En ese mismo instante, su sirviente quedó sano. Jesús sana a mucha gente 14Jesús fue a casa de Pedro y encontró a la suegra de éste en cama, con mucha fiebre. 15Jesús la tocó en la mano y la fiebre se le quitó. Entonces ella se levantó y le dio de comer a Jesús. 16Al anochecer, la gente llevó a muchas personas que tenían demonios. Jesús echó a los demonios con una sola palabra, y también sanó a todos los enfermos que estaban allí. 17Así, Dios cumplió su promesa, tal como lo había anunciado el profeta Isaías en su libro: «Él nos sanó de nuestras enfermedades». Los que querían seguir a Jesús 18Jesús vio que mucha gente lo rodeaba. Por eso, ordenó a sus discípulos que lo acompañaran al otro lado del Lago de Galilea. 19Cuando llegaron allá, un maestro de la Ley se le acercó y le dijo:   —Maestro, yo te acompañaré a dondequiera que vayas.   20Jesús le contestó:   —Las zorras tienen cuevas y las aves tienen nidos, pero yo, el Hijo del hombre, no tengo un lugar donde descansar.   21Otro de sus discípulos le dijo después:   —Señor, dame permiso para ir primero a enterrar a mi padre; luego te seguiré.   22Jesús le contestó:   —¡Deja que los muertos[I] entierren a sus muertos! ¡Tú, sígueme! La gran tormenta 23Jesús subió a la barca y se fue con sus discípulos. 24Todavía estaban navegando cuando se desató una tormenta tan fuerte que las olas se metían en la barca. Mientras tanto, Jesús dormía. 25Entonces sus discípulos fueron a despertarlo:   —¡Señor Jesús, sálvanos, porque nos hundimos!   26Jesús les dijo:   —¿Por qué están tan asustados? ¡Qué poco confían ustedes en Dios!   Jesús se levantó y les ordenó al viento y a las olas que se calmaran, y todo quedó muy tranquilo. 27Los discípulos preguntaban asombrados:   —¿Quién será este hombre, que hasta el viento y las olas lo obedecen? Dos hombres con muchos demonios 28Cuando Jesús llegó a la región de Gadara, que está a la otra orilla del lago, dos hombres que tenían demonios salieron de entre las tumbas. Eran tan peligrosos que nadie podía pasar por ese camino. Cuando los dos hombres se acercaron a Jesús, 29los demonios gritaron:   —¡Jesús, Hijo de Dios!, ¿qué vas a hacernos? ¿Vas a castigarnos antes del juicio final?   30No muy lejos de allí había muchos cerdos, y 31los demonios le suplicaron a Jesús:   —Si nos sacas de estos hombres, déjanos entrar en esos cerdos.   32Jesús les dijo:   —Entren en ellos.   Los demonios salieron de los dos hombres y entraron en los cerdos. Entonces todos los cerdos corrieron sin parar, hasta que cayeron en el lago, donde se ahogaron. 33Los hombres que cuidaban los cerdos huyeron al pueblo. Allí contaron lo que había pasado con los cerdos y con los dos hombres que habían tenido demonios. 34La gente del pueblo fue a ver a Jesús, y le rogaron que se marchara de aquella región.
Can i read the Bible on my phone/tablet?
Selected Verses