El templo será destruido 13 1Al salir del templo, uno de los discípulos le dijo a Jesús:   —Maestro, ¡mira qué piedras, y qué edificios más hermosos!   2Jesús le respondió:   —¿Ves estos grandes edificios? Pues de ellos no va a quedar en pie ni una pared. Todo será destruido. Prepárense para el fin 3Después, Jesús y sus discípulos se fueron al Monte de los Olivos, que está frente al templo. Jesús se sentó y, cuando estaban solos, Pedro, Santiago, Juan y Andrés le preguntaron:   4—¿Cuándo será destruido el templo? ¿Qué cosas servirán de señal para indicar que todo eso está por suceder?   5Jesús les respondió:   —¡Cuidado! No se dejen engañar. 6Muchos vendrán y se harán pasar por mí, y le dirán a la gente: “Yo soy el Mesías”. Usarán mi nombre y lograrán engañar a muchos. 7»Ustedes no se asusten si oyen decir que algunos países están en guerra, y que otros países están a punto de pelearse. Eso tiene que pasar, pero todavía no será el fin del mundo. 8Porque los países pelearán unos contra otros, la gente no tendrá qué comer, y habrá terremotos en muchos lugares. Eso será sólo el principio de todo lo que el mundo sufrirá. 9»Tengan cuidado, porque los entregarán a las autoridades y los golpearán en las sinagogas. Los llevarán ante los gobernadores y los reyes para que hablen de mí ante ellos, porque ustedes son mis discípulos. 10Antes de que llegue el fin del mundo, en todos los países de la tierra deberán anunciarse las buenas noticias del reino. 11»Cuando los entreguen a las autoridades y los lleven a juicio, no se preocupen por lo que habrán de decir para defenderse. En ese momento, Dios les indicará lo que deben decir. Ustedes no son los que van a hablar, sino que el Espíritu Santo hablará por ustedes. 12»Los hermanos se traicionarán unos a otros. Cada uno entregará al otro para que lo maten. Los padres traicionarán a sus hijos, y los hijos atacarán a sus padres y los matarán. 13¡Todo el mundo los odiará a ustedes por ser mis discípulos! Pero yo salvaré al que confíe en mí hasta el final. Una señal para huir 14»El que lea esto debe tratar de entender lo que digo. Cuando vean que se presenta una ofrenda asquerosa en el lugar donde no debe ser,[W] huyan de inmediato. Los que estén en la región de Judea, que corran hacia las montañas; 15el que esté en la azotea de su casa, que no baje a sacar nada; 16y el que esté en el campo, que no vaya a su casa a buscar ropa. 17Las mujeres que en ese momento estén embarazadas van a sufrir mucho. ¡Pobres de las que tengan hijos recién nacidos! 18Oren a Dios y pídanle que esto no suceda en el invierno, 19porque la gente sufrirá muchísimo en esos días. Desde que Dios creó el mundo hasta ahora, la gente nunca ha sufrido tanto como sufrirá ese día, ni jamás volverá a sufrir así. 20Dios ama a las personas que él ha elegido, y por eso el tiempo de sufrimiento no será muy largo. Si no fuera así, todos morirían. 21»Si en esos días alguien les dice: “Miren, aquí está el Mesías”, o “allí está el Mesías”, no le crean. 22Porque vendrán falsos mesías y falsos profetas, y harán cosas tan maravillosas que engañarán a la gente. Si pueden, engañarán también a los que Dios ha llamado a seguirlo. 23¡Tengan cuidado! Ya les he advertido de todo esto antes de que pase. El regreso del Hijo del hombre 24»Cuando haya pasado ese tiempo de sufrimiento, el sol se pondrá oscuro; la luna dejará de brillar. 25Las estrellas se caerán, y temblarán los poderes del cielo. 26»Entonces me verán a mí, el Hijo del hombre, venir en las nubes del cielo con mucho poder y gloria. 27Y enviaré por todo el mundo a mis ángeles, para que reúnan a mis seguidores. La lección de la higuera 28»Aprendan la enseñanza que da la higuera. Cuando a este árbol le salen ramas tiernas y hojas nuevas, ustedes saben que ya se acerca el verano. 29Del mismo modo, cuando vean que todo está pasando como les he dicho, sabrán que pronto vendré de nuevo. 30Les aseguro que todo esto pasará antes de que mueran algunos de los que ahora están vivos. 31El cielo y la tierra dejarán de existir, pero mis palabras permanecerán para siempre. 32»Nadie sabe el día ni la hora en que yo vendré; no lo saben ni siquiera los ángeles del cielo. Es más, ni yo lo sé. Dios es el único que lo sabe. 33»Por eso, tengan cuidado y estén alerta, porque no saben cuándo volveré. 34»Sucede lo mismo que cuando un hombre decide irse de viaje. Llama a sus empleados y les encarga que le cuiden la casa. A cada uno le encarga un trabajo, y al portero le ordena que vigile. 35Ellos se mantienen alerta porque no saben si el dueño de la casa va a llegar en la tarde o en la mañana, a media noche o en la madrugada. De igual modo, ustedes deben estar alerta, 36pues yo podría venir de repente y encontrarlos durmiendo. 37Lo que les digo a ustedes, se lo digo a todo el mundo: ¡Estén siempre alerta, vigilen todo el tiempo!  
Can i read the Bible on my phone/tablet?
Selected Verses