Los diez mandamientos 20 1Dios les dijo a los israelitas:   2«Yo soy el Dios de Israel. Yo los saqué de Egipto, donde eran esclavos. 3»No tengan otros dioses aparte de mí. 4»No hagan ídolos ni imágenes de nada que esté en el cielo, en la tierra o en lo profundo del mar. 5No se arrodillen ante ellos ni hagan cultos en su honor. Yo soy el Dios de Israel, y soy un Dios celoso. Yo castigo a los hijos, nietos y bisnietos de quienes me odian, 6pero trato con bondad a todos los descendientes de los que me aman y cumplen mis mandamientos. 7»No usen mi nombre sin el respeto que se merece. Si lo hacen, los castigaré. 8»Recuerden que el sábado es un día especial, dedicado a mí. 9Durante los primeros seis días de la semana podrán hacer todo el trabajo que quieran, 10pero el sábado será un día de descanso, un día dedicado a mí. Ese día nadie deberá hacer ningún tipo de trabajo: ni ustedes, ni sus hijos, ni sus hijas, ni sus esclavos, ni sus esclavas, ni sus animales, y ni siquiera el extranjero que trabaje para ustedes. 11Yo hice en seis días el cielo, la tierra y el mar, y todo lo que hay en ellos. Pero el séptimo día descansé. Por eso bendije ese día y lo declaré un día especial. 12»Obedezcan y cuiden a su padre y a su madre. Así podrán vivir muchos años en el país que les voy a dar. 13»No maten. 14»No sean infieles en su matrimonio. 15»No roben. 16»No hablen mal de otra persona ni digan mentiras en su contra. 17»No se dejen dominar por el deseo de tener lo que otros tienen, ya sea su esposa, su sirviente, su sirvienta, su buey, su burro, o cualquiera de sus pertenencias». Los israelitas sienten miedo ante Dios 18Cuando los israelitas escucharon los truenos y el toque de trompeta, y vieron los relámpagos y el humo que cubría la montaña, sintieron mucho miedo y se mantuvieron lejos de allí. 19Luego fueron a decirle a Moisés:   —Es mejor que seas tú quien nos hable. Dinos qué debemos hacer, y te obedeceremos. Si Dios nos habla, podríamos morir.   20Pero Moisés les dijo:   —¡No tengan miedo! Dios quiere ponerlos a prueba. Si ustedes lo obedecen, todo les saldrá bien.   21A pesar de estas palabras, los israelitas se mantuvieron alejados de la montaña. Sólo Moisés pudo acercarse a la oscura nube donde estaba Dios. Instrucciones para hacer altares a Dios 22Dios le encargó a Moisés que les diera a los israelitas el siguiente mensaje:   «Ustedes ya han visto cómo les hablé desde el cielo. 23»No fabriquen ídolos de oro o plata para adorarlos en vez de adorarme a mí. 24»Cuando hagan un altar para adorarme, háganlo de tierra, y sacrifiquen sobre él las ovejas y los toros que quieran ofrecerme. Dejen sobre ese altar las ofrendas para el perdón del pecado del pueblo, y las ofrendas que demuestran su deseo de estar en paz conmigo y con los demás. Yo vendré al lugar que elija para que se acuerden de mí, y haré que prosperen en todo. 25»Cuando quieran hacerme un altar de piedra, no corten las piedras con ninguna herramienta, sino úsenlas tal como las encuentren. Si las cortan con herramientas, dejarán de ser apropiadas para un altar. 26No le pongan escalones, para que al subir no se les vea ninguna parte desnuda».
Can i read the Bible on my phone/tablet?
Selected Verses