Peligros del pecado 21 1Querido jovencito, si has pecado, pide perdón y no lo vuelvas a hacer. 2El pecado es como una serpiente; aléjate de él, o acabará por morderte. El pecado tiene colmillos de león, y mata a los seres humanos. 3La maldad es tan cortante como una espada de dos filos; para su herida no hay remedio. 4La violencia y el orgullo acaban con las riquezas; la casa del orgulloso será destruida.   5Dios oye la oración del pobre, y muy pronto le hace justicia.   6El que no quiere que lo reprendan muy pronto cae en pecado; pero el que obedece a Dios se arrepiente de sus pecados.   7A la distancia se conoce al que es charlatán. La gente de bien reconoce cuando ha cometido una falta. 8Quien construye con dinero prestado, está cavando su propia tumba. 9Los malvados son como leña seca, que fácilmente se quema. 10Los pecadores gozan de la vida, pero su fin es la muerte. Sabios y tontos 11El que obedece a Dios llega a ser sabio. El que cumple sus mandamientos domina sus malos deseos.   12Si no usas tu inteligencia, nunca podrás aprender. Aunque hay una inteligencia que sólo trae amarguras.   13El consejo de los sabios es fuente de vida.   14El cerebro del tonto es como un vaso roto: no retiene lo que aprende. 15Cuando la persona bien educada escucha un consejo sabio, lo aprueba y añade un consejo más; pero si lo escucha un tonto, hace gestos y no lo entiende. 16Hacerle caso a un tonto es como llevar una carga pesada; ¡pero oír a una persona inteligente es una verdadera delicia!   17El pueblo reunido pide la opinión de la gente sabia, y toma en cuenta lo que dice; 18pero cuando habla un tonto, sólo dice tonterías.   Para el tonto, la sabiduría no es más que una casa en ruinas. 19El tonto cree que el conocimiento le ata las manos y los pies. 20El tonto se ríe a carcajadas; el sabio sonríe silenciosamente. 21La instrucción adorna al sabio más que un brazalete de oro.   22El tonto entra de golpe en la casa; la gente bien educada lo hace con respeto. 23El tonto espía a través de la puerta; la gente bien educada se queda afuera. 24El tonto escucha detrás de la puerta; la gente bien educada jamás lo haría.   252625-26El charlatán habla sin pensar y el sabio piensa antes de hablar. 27Los malos deseos del malvado recaerán sobre sí mismo. 28El chismoso se vuelve odioso y él solo se perjudica.
Can i read the Bible on my phone/tablet?
Selected Verses