11 1Dale de comer al hambriento, y un día serás recompensado.   2Comparte lo que tienes con siete y hasta ocho amigos, pues no sabes si mañana el país estará en problemas.   3Cuando las nubes se ponen negras, de seguro va a llover.   4Cuando el árbol cae, no importa de qué lado caiga; donde cae, allí se queda.   Si quieres sembrar, no te quedes mirando al viento; si quieres cosechar, no te quedes mirando al cielo.   5Nadie sabe qué rumbo toma el viento, ni cómo se forma el niño en el vientre de la madre, ni cómo hizo Dios todas las cosas. 6Hay que sembrar en la mañana, y volver a sembrar en la tarde. Nunca se sabe cuál de las dos siembras será mejor, o si las dos serán abundantes. 7¡Qué bueno es disfrutar de la luz del sol! 8Pero aunque vivamos muchos años, y todo ese tiempo lo vivamos felices, no debemos olvidar que nos esperan muchos días de oscuridad, y que del mañana no esperamos nada. Acuérdate de tu creador 9Alégrate ahora que eres joven. Déjate llevar por lo que tus ojos ven y por lo que tu corazón desea, pero no olvides que un día Dios te llamará a cuentas por todo lo que hagas. 10Deja de preocuparte, pero apártate de la maldad. Ten presente que ni los mejores días de tu juventud tienen sentido alguno.
Can i read the Bible on my phone/tablet?
Selected Verses