David le perdona la vida a Saúl 24 1Cuando Saúl dejó de perseguir a los filisteos, le dijeron: «David está en el desierto de En-gadi». 2Saúl tomó entonces a los tres mil mejores soldados de su ejército, y se fue al lugar conocido como Cerro de las cabras monteses, para buscar a David. 3Llegó a un lugar donde había una cueva. Allí los pastores acostumbraban encerrar sus ovejas, y allí también estaban escondidos David y su gente. Saúl entró en la cueva para hacer sus necesidades. 45674-7Entonces los hombres de David le dijeron:   —¿Te acuerdas que Dios te prometió que te vengarías de tu enemigo, y que le harías lo que quisieras? Pues bien, ¡ahora es cuando debes hacerlo!   Pero David les respondió:   —¡Que Dios me libre de hacerle algo a mi señor el rey! ¡Nunca le haré daño, pues Dios mismo lo eligió como rey! ¡Sobre su cabeza se derramó aceite, como señal de la elección de Dios!   Y aunque David les prohibió a sus hombres atacar a Saúl, él mismo se acercó en silencio a donde estaba Saúl, y cortó un pedazo de la orilla de su manto. Sin embargo, más tarde pensó que no debía haberlo hecho. En cuanto Saúl terminó, se levantó y salió de la cueva para seguir su camino. 8Pero cuando ya se alejaba, David salió de la cueva y le gritó:   —¡Mi señor y rey!   Cuando Saúl miró hacia atrás, David se inclinó de cara al suelo, 9y le dijo:   —¿Por qué Su Majestad le hace caso a la gente que dice que quiero hacerle daño? 10Como usted mismo podrá ver, hoy Dios me dio la oportunidad de matarlo aquí mismo, en la cueva. Algunos de mis hombres me insistían que lo matara, pero yo no quise hacerlo. No quise hacerle ningún daño porque Su Majestad es mi rey. ¡Dios mismo lo eligió! 111213141511-15»¡Vea Su Majestad lo que tengo en la mano! Es un pedazo de su manto, que yo mismo corté. Con esto podrá ver Su Majestad que no quiero matarlo. »Yo no le he causado ningún mal a Su Majestad; sin embargo, Su Majestad me anda persiguiendo y quiere matarme, ¡a mí, que no valgo más que un perro muerto o una pulga! »¡Que Dios juzgue entre nosotros dos, y vea quién está haciendo mal! ¡Que Dios castigue a Su Majestad por lo mal que se ha portado conmigo, y no permita que me atrape! »Bien dice el antiguo refrán, que “del malvado sólo se puede esperar maldad”. Yo, por mi parte, ¡nunca le haré daño a Su Majestad!   16Cuando David terminó de hablar, Saúl dijo: «¡Pero si es David en persona!» Luego empezó a llorar a gritos, 17y le dijo a David:   —Tú, David, eres más bueno que yo. Aunque te he hecho mucho mal, tú siempre me has hecho el bien. 18Hoy me doy cuenta de que me has tratado con bondad, aun cuando Dios te dio la oportunidad de matarme. 19»Si alguien puede matar a su enemigo, no lo deja ir con vida. Por eso le pido a Dios que te recompense con muchas cosas buenas, por lo bien que hoy me has tratado. 20»Yo sé muy bien que llegarás a ser rey, y que al pueblo de Israel le irá muy bien contigo. 21Por eso, júrame por Dios que no acabarás con mis hijos ni con mis nietos, y que no harás que mi familia se olvide de mí.   22David se lo juró a Saúl. Luego Saúl se regresó a su casa, y David y su gente volvieron a su escondite.
Can i read the Bible on my phone/tablet?
Selected Verses