21 1Como aguas que se reparten es el corazón del rey   en la mano de Jehová:. él lo inclina hacia todo lo que quiere. 2Todo camino del hombre es recto   en su propia opinión, pero Jehová pesa los corazones. 3Hacer justicia y juicio es para Jehová más agradable que el sacrificio. 4Los ojos altivos, el corazón orgulloso y el pensamiento de los malvados, todo es pecado. 5Los planes del diligente ciertamente   tienden a la abundancia, y ciertamente va a la pobreza   todo el que alocadamente   se apresura. 6Amontonar tesoros   por medio de la mentira es fugaz ilusión de aquellos que buscan la muerte. 7La rapiña de los malvados los destruirá, por cuanto no quisieron actuar   conforme a derecho. 8El camino del hombre perverso   es torcido y extraño, pero los hechos del que es puro   son rectos. 9Mejor es vivir en un rincón del terrado que en casa espaciosa   con mujer pendenciera. 10El alma del malvado desea el mal; su prójimo no halla favor en sus ojos. 11Cuando el escarnecedor es castigado,   el simple se hace sabio; cuando se amonesta al sabio,   aprende ciencia. 12Observa el justo la casa del malvado, cómo los malvados son trastornados   por el mal. 13El que cierra su oído al clamor del pobre tampoco será oído cuando clame. 14La dádiva en secreto calma el enojo; el regalo discreto, la fuerte ira. 15Alegría es para el justo   practicar la justicia, pero un desastre para los que cometen iniquidad. 16El hombre que se aparta   del camino de la sabiduría vendrá a parar en la compañía   de los muertos. 17Caerá en la pobreza el hombre   que ama los placeres; y el que ama el vino y los perfumes   no se enriquecerá. 18Rescate por el justo será el malvado, y por los rectos, el prevaricador. 19Mejor es vivir en tierra desierta que con la mujer pendenciera e irascible. 20Tesoro preciado y aceite   hay en la casa del sabio, pero el hombre insensato todo lo disipa. 21El que sigue la justicia y la misericordia hallará la vida, la justicia y el honor. 22Tomó el sabio la ciudad de los fuertes y derribó la fuerza en que ella confiaba. 23El que guarda su boca y su lengua, su vida guarda de angustias. 24Escarnecedor es el nombre   del soberbio y presuntuoso que actúa con la insolencia   de su presunción. 25El deseo del perezoso lo mata, porque sus manos no quieren trabajar. 26El codicioso codicia todo el día; el justo da sin retener su mano. 27El sacrificio de los malvados es abominable, ¡tanto más ofreciéndolo con maldad!. 28El testigo falso perecerá, pero el hombre que escucha,   siempre podrá responder. 29El hombre malvado endurece su rostro, pero el recto ordena sus caminos. 30No hay sabiduría ni inteligencia ni consejo contra Jehová. 31El caballo se apareja   para el día de la batalla, pero Jehová es quien da la victoria.
Can i read the Bible on my phone/tablet?
Selected Verses