Job reprocha la actitud de sus amigos  6 1Respondió entonces Job y dijo:   2«¡Ojalá pudieran pesarse   mi queja y mi tormento, y fueran igualmente   puestos en la balanza!. 3Pesarían ahora más que la arena del mar. Por eso mis palabras   han sido precipitadas, 4porque se me han clavado   las flechas del Todopoderoso, su veneno lo ha bebido mi espíritu. y los terrores de Dios combaten contra mí. 5¿Acaso gime el asno montés   si está junto a la hierba? ¿Acaso muge el buey   cuando está junto a su pasto?. 6¿Acaso se come sin sal lo desabrido o tiene sabor la clara del huevo?. 7Las cosas que yo ni siquiera quería tocar son ahora mi alimento.   8»¡Quién me concediera   que se cumpliese mi petición, que Dios me otorgara lo que anhelo:. 9que agradara a Dios destruirme, que soltara su mano y acabara conmigo!. 10Sería entonces mi consuelo, cuando el dolor me asaltara sin tregua, no haber renegado   de las palabras del Santo. 11¿Cuál es mi fuerza para seguir esperando? ¿Cuál es mi fin para seguir teniendo paciencia?. 12¿Soy acaso tan fuerte como las piedras? ¿Es mi carne como el bronce?. 13¿No es cierto que ni aun a mí mismo   me puedo valer y que carezco de todo auxilio?. 14El que sufre es consolado   por su compañero, incluso aquel que abandona   el temor del Omnipotente., 15Pero mis hermanos me han traicionado; han pasado como un torrente, como las corrientes impetuosas 16que bajan turbias por el deshielo y mezcladas con la nieve, 17que al tiempo del calor se secan, y al calentarse desaparecen en su cauce. 18Los caminantes se apartan de su rumbo y se pierden en el desierto. 19Las buscan las caravanas de Temán, y los caminantes de Sabá   esperan en ellas; 20pero se frustra su esperanza al venir hasta ellas y verse defraudados. 21Ahora, ciertamente como ellas   sois vosotros, pues habéis visto el horror   y tenéis miedo. 22¿Es que yo os he dicho: “Traedme algo, y pagad por mí de vuestra hacienda”, 23o “Libradme de manos del opresor, y redimidme del poder de los violentos”?.   24»Instruidme, y yo callaré hacedme entender en qué he errado. 25¡Cuán provechosas   son las palabras rectas! Pero ¿qué reprocha vuestra censura?. 26¿Pretendéis censurar las palabras y los discursos de un desesperado,   que son como el viento?. 27Vosotros os arrojáis sobre el huérfano y caváis una fosa para vuestro amigo.   28»Ahora, pues, si queréis, miradme, y ved si estoy mintiendo ante vosotros. 29Consideradlo ahora de nuevo,   y no haya maldad; volved a considerar mi justicia en esto. 30¿Es que hay iniquidad en mi lengua, o acaso no puede mi paladar   discernir lo malo?.
Can i read the Bible on my phone/tablet?
Selected Verses