13 1El hijo sabio atiende a[J] la *corrección de su padre, pero el *insolente no hace caso a la reprensión.   2Quien habla el bien, del bien se nutre, pero el infiel padece hambre de violencia.   3El que refrena su lengua protege su vida, pero el ligero de labios provoca su ruina.   4El perezoso ambiciona, y nada consigue; el diligente ve cumplidos sus deseos.   5El justo aborrece la mentira; el malvado acarrea vergüenza y deshonra.   6La *justicia protege al que anda en integridad, pero la maldad arruina al pecador.   7Hay quien pretende ser rico, y no tiene nada; hay quien parece ser pobre, y todo lo tiene.   8Con su riqueza el rico pone a salvo su vida, pero al pobre no hay ni quien lo amenace.   9La luz de los justos brilla radiante,[K] pero los malvados son como lámpara apagada.   10El orgullo sólo genera contiendas, pero la sabiduría está con quienes oyen consejos.   11El dinero mal habido pronto se acaba; quien ahorra, poco a poco se enriquece.   12La esperanza frustrada aflige al *corazón; el deseo cumplido es un árbol de vida.   13Quien se burla de la *instrucción tendrá su merecido; quien respeta el mandamiento tendrá su recompensa.   14La enseñanza de los sabios es fuente de vida, y libera de los lazos de la muerte.   15El buen juicio redunda en aprecio, pero el *camino del infiel no cambia.   16El prudente actúa con cordura, pero el *necio se jacta de su *necedad.   17El mensajero malvado se mete en problemas; el enviado confiable aporta la solución.   18El que desprecia a la *disciplina sufre pobreza y deshonra; el que atiende a la corrección recibe grandes honores.   19El deseo cumplido endulza el *alma, pero el necio detesta alejarse del mal.   20El que con sabios anda, sabio se vuelve; el que con necios se junta, saldrá mal parado.   21Al pecador lo persigue el mal, y al justo lo recompensa el bien.   22El *hombre de bien deja herencia a sus nietos; las riquezas del pecador se quedan para los justos.   23En el campo del pobre hay abundante comida, pero ésta se pierde donde hay injusticia.   24No corregir al hijo es no quererlo; amarlo es disciplinarlo.   25El justo come hasta quedar saciado, pero el malvado se queda con hambre.  
Can i read the Bible on my phone/tablet?
Selected Verses