16 1El arca de Dios fue llevada a la tienda de campaña que David le había preparado. Allí la instalaron, y luego presentaron *holocaustos y sacrificios de *comunión en presencia de Dios. 2Después de ofrecer los holocaustos y los sacrificios de comunión, David bendijo al pueblo en el *nombre del Señor 3y dio a cada israelita, tanto a hombres como a mujeres, una porción de pan, una torta de dátiles y una torta de pasas. 4David puso a algunos levitas a cargo del arca del Señor para que ministraran, dieran gracias y alabaran al Señor, Dios de Israel. 5Los nombrados fueron: Asaf, el primero; Zacarías, el segundo; luego Jejiyel, Semiramot, Jehiel, Matatías, Eliab, Benaías, Obed Edom y Jeyel, los cuales tenían arpas y liras. Asaf tocaba los címbalos. 6Los sacerdotes Benaías y Jahaziel tocaban continuamente las trompetas delante del arca del pacto del Señor.   Salmo de David   a – Sal 105:1-15a – Sal 96:1-13a – Sal 106:1,47-487Ese mismo día, David ordenó, por primera vez, que Asaf y sus compañeros fueran los encargados de esta alabanza al Señor:   8«¡Alaben al Señor, proclamen su *nombre, testifiquen de sus proezas entre los pueblos! 9¡Cántenle, cántenle salmos! ¡Hablen de sus maravillosas obras! 10¡Gloríense en su nombre *santo! ¡Alégrense de veras los que buscan al Señor! 11¡Refúgiense en el Señor y en su fuerza, busquen siempre su presencia! 12¡Recuerden las maravillas que ha realizado, los prodigios y los juicios que ha emitido!   13»Descendientes de Israel, su siervo, hijos de Jacob, sus elegidos: 14el Señor es nuestro Dios, sus juicios rigen en toda la tierra. 15Él se acuerda siempre de su *pacto, de la palabra que dio a mil generaciones; 16del pacto que hizo con Abraham, y del juramento que le hizo a Isaac, 17que confirmó como estatuto para Jacob, como pacto eterno para Israel: 18“A ti te daré la tierra de Canaán como la herencia que te corresponde.” 19Cuando apenas eran un puñado de vivientes, unos cuantos extranjeros en la tierra, 20cuando iban de nación en nación y pasaban de reino en reino, 21Dios no permitió que los oprimieran; por amor a ellos advirtió a los reyes: 22“¡No toquen a mis *ungidos! ¡No maltraten a mis profetas!”   23»¡Que toda la tierra cante al Señor! ¡Proclamen su *salvación cada día! 24Anuncien su gloria entre las naciones, y sus maravillas a todos los pueblos. 25Porque el Señor es grande, y digno de toda alabanza; ¡más temible que todos los dioses! 26Nada son los dioses de los pueblos, pero el Señor fue quien hizo los cielos; 27esplendor y majestad hay en su presencia; poder y alegría hay en su santuario.   28»Tributen al Señor, familias de los pueblos, tributen al Señor la gloria y el poder; 29tributen al Señor la gloria que corresponde a su nombre; preséntense ante él con ofrendas, adoren al Señor en su hermoso santuario. 30¡Que tiemble ante él toda la tierra! Él afirmó el mundo, y éste no se moverá. 31¡Alégrense los cielos, y regocíjese la tierra! Digan las naciones: “¡El Señor reina!”   32»¡Que resuene el mar y todo cuanto contiene! ¡Que salte de alegría el campo y lo que hay en él! 33¡Que los árboles del campo canten de gozo ante el Señor, porque él ha venido a juzgar a la tierra!   34»¡Alaben al Señor porque él es bueno, y su gran amor perdura para siempre! 35Díganle: “¡Sálvanos, oh Dios, Salvador nuestro! Reúnenos y líbranos de entre los *paganos, y alabaremos tu santo nombre y nos regocijaremos en tu alabanza.” 36¡Bendito sea el Señor, Dios de Israel, desde siempre y para siempre!»   Y todo el pueblo respondió: «Amén», y alabó al Señor.   37David dejó el arca del pacto del Señor al cuidado de Asaf y sus hermanos, para que sirvieran continuamente delante de ella, de acuerdo con el ritual diario. 38Como porteros nombró a Obed Edom y sus sesenta y ocho hermanos, junto con Obed Edom hijo de Jedutún y Josá. 39Al sacerdote Sadoc y a sus hermanos sacerdotes los encargó del santuario del Señor, que está en la cumbre de Gabaón, 40para que sobre el altar ofrecieran constantemente los *holocaustos al Señor, en la mañana y en la tarde, tal como está escrito en la *ley que el Señor le dio a Israel. 41Con ellos nombró también a Hemán y a Jedutún, y a los demás que había escogido y designado por nombre para cantar al Señor: «Su gran amor perdura para siempre.» 42Hemán y Jedutún tenían trompetas, címbalos y otros instrumentos musicales para acompañar los cantos de Dios. Los hijos de Jedutún eran porteros. 43Luego todos regresaron a su casa, y David se fue a bendecir a su familia.  
Can i read the Bible on my phone/tablet?
Selected Verses