SALMO 52  La inútil jactancia del malvado Del maestro de coro. Instrucción de David, cuando Doeg el edomita fue a contarle a Saúl que David había estado en la casa de Ahimélec. 52 1¿Por qué presumes de tu maldad, oh poderoso? ¡El amor de Dios es constante! 2Sólo piensas en hacer lo malo; tu lengua es traicionera como un cuchillo afilado. 3Prefieres lo malo a lo bueno, prefieres la mentira a la verdad.   4Lengua embustera, prefieres las palabras destructivas; 5pero Dios también te destruirá para siempre: te tomará y te echará de tu casa; te quitará la vida.   6Los que obedecen a Dios, verán esto y sentirán temor; pero se burlarán de aquel hombre, diciendo: 7«Miren al que no busca protección en Dios; al que confía en sus grandes riquezas y persiste en su maldad.» 8Pero yo soy como un olivo verde en el templo de Dios; ¡siempre confiaré en su amor!   9Oh Dios, siempre te daré gracias por lo que has hecho; esperaré en ti delante de tus fieles, porque eres bueno.
Can i read the Bible on my phone/tablet?
Selected Verses