Gedeón captura a los reyes madianitas 8 1Los de la tribu de Efraín se enojaron y discutieron con Gedeón porque él no los había mandado llamar cuando salió a pelear contra los madianitas. 2Pero él les contestó: —¿No se dan cuenta de que ustedes hicieron más aún de lo que yo hice? Lo poco que ustedes hicieron vale más que lo mucho que hicimos nosotros. 3Dios les entregó a Oreb y a Zeeb, los jefes madianitas. ¿Qué hice yo que se pueda comparar con lo que ustedes hicieron? Cuando los de Efraín oyeron estas palabras de Gedeón, se les pasó el enojo contra él. 4Gedeón y sus trescientos hombres llegaron al Jordán y lo cruzaron, aunque estaban rendidos de cansancio por ir persiguiendo al enemigo. 5En Sucot, Gedeón les pidió a los que allí vivían: —Por favor, den algo de comer a los que vienen conmigo, porque están rendidos de cansancio. Andamos persiguiendo a los reyes madianitas Zébah y Salmuná. 6Pero los jefes de Sucot le respondieron: —¿Acaso ya has capturado a Zébah y Salmuná, para que alimentemos a tu ejército? 7Y Gedeón les contestó: —¡Después que el Señor me entregue a Zébah y Salmuná, regresaré y les desgarraré a ustedes la carne con espinas y zarzas del desierto! 8De allí fue a Penuel, donde pidió lo mismo que en Sucot. Pero como los de Penuel le respondieron igual que los de Sucot, 9Gedeón les dijo: —¡Cuando yo regrese vencedor, echaré abajo esa torre! 10Zébah y Salmuná estaban en Carcor con unos quince mil hombres, que era todo lo que quedaba del ejército del oriente, pues habían muerto ciento veinte mil de ellos. 11Gedeón avanzó por el camino que bordea el desierto, al este de Nóbah y Jogbehá, y atacó su campamento cuando ellos menos lo esperaban. 12Zébah y Salmuná salieron huyendo, pero Gedeón los persiguió y los capturó, y llenó de espanto a todo el ejército. 13Cuando Gedeón regresaba de la batalla por el paso de Heres, 14capturó a un joven de Sucot y lo interrogó; y aquel joven le dio por escrito los nombres de los setenta y siete jefes y ancianos de Sucot. 15Entonces Gedeón fue a Sucot y les dijo a los de este pueblo: —¿Recuerdan cómo se burlaron de mí por causa de Zébah y de Salmuná? ¿Recuerdan que les negaron pan a mis hombres, que estaban rendidos de cansancio, diciéndonos que todavía no los teníamos cautivos? ¡Pues aquí los tienen! 16Entonces Gedeón tomó espinas y zarzas del desierto, y con ellas castigó a los ancianos de Sucot. 17También echó abajo la torre de Penuel, y mató a la gente de esta ciudad. 18Luego les preguntó a Zébah y a Salmuná: —¿Cómo eran los hombres que ustedes mataron en Tabor? Y ellos le contestaron: —Se parecían a ti. Cada uno de ellos parecía un príncipe. 19Entonces Gedeón gritó: —¡Mis hermanos! ¡Mataron a mis propios hermanos! Tan cierto como que el Señor vive, que si ustedes no los hubieran matado, yo tampoco los mataría a ustedes ahora. 20En seguida le ordenó a Jéter, su hijo mayor: —¡Levántate y mátalos! Pero Jéter era todavía muy joven, y no se atrevió a sacar su espada. 21Entonces Zébah y Salmuná le dijeron a Gedeón: —¡Pues mátanos tú! ¡Al hombre se le conoce por su valentía! Gedeón se levantó y los mató, y tomó los adornos que llevaban al cuello los camellos de Zébah y Salmuná. 22Entonces los israelitas le dijeron: —Ya que tú nos has librado del poder de los madianitas, queremos que tú y tus descendientes nos gobiernen. 23Pero Gedeón les contestó: —Ni yo ni mi hijo los gobernaremos a ustedes. El Señor será quien los gobierne. 24Lo que sí quiero es pedirles que me den los anillos que han capturado. Esos anillos de oro los usaban los soldados enemigos, porque eran gente del desierto. 25Los israelitas, tendiendo una capa en el suelo, echaron en ella los anillos que habían tomado, y le dijeron a Gedeón: —Aquí los tienes. 26Todo el oro de los anillos pesó casi diecinueve kilos, sin contar los adornos ni las joyas y telas de púrpura que llevaban los reyes de Madián, ni los collares de sus camellos. 27Con ese oro Gedeón hizo un efod, que puso en Ofrá, su ciudad, y todo Israel le fue infiel al Señor por causa del efod, el cual se volvió una trampa para Gedeón y su familia. 28Así fue como los madianitas quedaron sometidos a Israel, y nunca más volvieron a levantar cabeza. Durante cuarenta años, mientras Gedeón vivió, hubo paz en la región. Muerte de Gedeón 293029-30Jerubaal, o sea Gedeón, se fue a vivir a su propia casa, y tuvo setenta hijos, pues tenía muchas esposas. 31Una concubina que él tenía en Siquem, también le dio un hijo, y él le puso por nombre Abimélec. 32Gedeón murió ya entrado en años, y lo enterraron en la tumba de su padre Joás, en Ofrá, ciudad del clan de Abiézer. 33Después que murió Gedeón, los israelitas volvieron a abandonar a Dios para adorar a las diferentes representaciones de Baal, y escogieron como su dios a Baal-berit. 34Se olvidaron del Señor su Dios, que los había salvado de todos los enemigos que los rodeaban, 35y no correspondieron con bondad a la familia de Jerubaal, o sea Gedeón, por todo lo bueno que él había hecho por ellos.  
Can i read the Bible on my phone/tablet?
Selected Verses