28 1Del vengativo se vengará el Señor; Dios llevará cuenta estricta de sus pecados. 2Perdona las ofensas a tu prójimo, y Dios perdonará tus pecados cuando se lo pidas. 3Si uno guarda rencor a su prójimo, ¿cómo querrá que Dios le dé a él la salud? 4No tiene compasión de un hombre igual a él, ¿y pide a Dios el perdón de sus pecados? 5Es un simple mortal y guarda rencor, ¿quién le obtendrá el perdón de sus pecados? 6Piensa en tu fin y ya no odies más; piensa en la muerte y cumple los mandamientos. 7Recuerda los mandamientos y no odies al prójimo; piensa en la alianza del Altísimo y perdona las faltas. No eches más leña al fuego 8Aléjate de las peleas y evitarás pecados, porque el colérico enciende peleas. 9El pecador siembra discordia entre amigos, y donde hay paz esparce calumnias. 10Cuanta más leña hay, tanto más arde el fuego; cuanta más terquedad, más se enciende la pelea. Cuanto mayor es la fuerza, mayor es el enojo; cuanto más grande la riqueza, más grande la furia. 11Pajas y resinas alimentan el fuego; pelea acalorada termina en muerte violenta. 12Si soplas a una chispa, se enciende, si la escupes, se apaga; y tanto el soplo como la saliva salen de tu boca. Las malas lenguas 13¡Malditos el murmurador y el mentiroso, porque han sido la ruina de muchos que vivían en paz! 14Las calumnias han perjudicado a muchos y los han hecho ir de país en país; han destruido ciudades fortificadas y arruinado las casas de hombres poderosos. 15Las calumnias han sido culpables de que mujeres ejemplares hayan sido repudiadas, haciéndolas perder el fruto de su trabajo. 16El que hace caso a las calumnias no hallará descanso ni podrá vivir en paz. 17Las heridas causadas por azotes se quedan en la piel; las heridas causadas por la lengua rompen los huesos. 18Muchos han muerto a filo de espada, pero más aún por culpa de las malas lenguas. 19¡Dichoso el que está a salvo de la lengua, el que no ha sido víctima de su furia, ni ha caído bajo su yugo, ni ha quedado preso en sus cadenas! 20Su yugo es yugo de hierro, sus cadenas, cadenas de bronce. 21La muerte que causa es una muerte cruel: es preferible la tumba. 22La lengua no tiene poder sobre los buenos; sus llamas no podrán quemarlos. 23Pero en ellas caerán los que abandonan al Señor, se encenderán contra ellos y no se apagarán; se lanzarán como un león contra ellos, los destrozarán como una pantera. 24Si pones un cercado de espinas a tu viña y guardas bien tu oro y tu plata, 25pon también puerta y cerrojo a tu boca y pesa las palabras que digas. 26Ten cuidado de no pecar con la lengua, para no caer en poder de tu enemigo.
Can i read the Bible on my phone/tablet?
Selected Verses