DANIEL (dc)(adiciones deuterocanónicas) Oración de Azarías 1 24Sadrac, Mesac y Abed-negó caminaban en medio de las llamas cantando himnos y alabando a Dios, el Señor. 25Entonces Azarías, en medio del fuego, empezó a orar y dijo: 26«Bendito eres, Señor, Dios de nuestros antepasados. Tú mereces alabanza, tu nombre es glorioso por siempre. 27Tú has sido justo en todo lo que has hecho con nosotros. En todo lo que haces eres sincero; tu proceder es recto; tú siempre juzgas según la verdad. 28Tú juzgaste según la verdad, al enviar todos estos castigos sobre nosotros y sobre Jerusalén, la ciudad santa de nuestros antepasados. En castigo verdaderamente justo por nuestros pecados nos has enviado todo esto. 29Pecando y faltando a nuestra ley nos hemos apartado de ti. En todo hemos pecado. No hemos obedecido tus mandamientos; 30no los hemos cumplido ni practicado, como tú nos habías mandado que hiciéramos para que fuéramos felices. 31Así, todos los males que nos has enviado, todo lo que has hecho con nosotros, es un castigo verdaderamente justo. 32Nos entregaste a enemigos malvados, a gente sin Dios y sin ley, a un rey perverso, el peor de toda la tierra. 33Ahora ni siquiera podemos abrir la boca. Los que te sirven y adoran están cubiertos de deshonra y vergüenza. 34Por tu mismo honor, no nos abandones del todo, no deshagas tu alianza con nosotros, 35no retires de nosotros tu misericordia. Hazlo por Abraham tu amigo, por Isaac tu siervo y por Israel consagrado a ti. 36Tú les prometiste que harías su descendencia tan numerosa como las estrellas del cielo y como los granos de arena en la playa del mar. 37Pero, Señor, hemos venido a ser más pequeños que cualquier otra nación; por nuestros pecados estamos humillados en toda la tierra. 38Actualmente no tenemos ni rey ni profeta ni jefe, ni holocausto ni sacrificio ni ofrenda, ni incienso ni lugar donde ofrecerte los primeros frutos y encontrar tu misericordia. 394039-40Pero este sacrificio que te ofrecemos hoy, con corazón afligido y espíritu humillado, acéptalo tú como si fuera un holocausto de carneros y novillos, y de miles y miles de corderos gordos, para que te podamos seguir íntegramente, porque los que confían en ti no quedarán en ridículo. 41Ahora queremos seguirte de todo corazón, te reverenciamos, queremos agradarte; no nos hagas quedar en ridículo. 42Trátanos según tu bondad y tu gran misericordia. 43¡Líbranos, Señor, por tu maravilloso poder; muestra qué glorioso es tu nombre! 44Haz que queden avergonzados y humillados los que maltratan a tus siervos. ¡Arrebátales el poder, y destruye su fuerza! 45Y reconozcan que tú eres el Señor, el único Dios, glorioso en toda la tierra.» 46Los hombres al servicio del rey que habían echado a los jóvenes al horno, no dejaban de alimentar el fuego con petróleo, brea, trapos y ramas. 47Y las llamas, que se elevaban hasta más de veintidós metros por encima del horno, 48salieron y quemaron a los caldeos que estaban alrededor del horno. 49Pero el ángel del Señor bajó al horno para estar con Azarías y sus compañeros, y echó fuera del horno las llamas de fuego, 50haciendo que el horno quedara por dentro como si soplara un viento fresco. El fuego no los tocó en absoluto ni les causó ningún daño ni molestia. Canto de los tres jóvenes 51Entonces los tres, dentro del horno, empezaron a cantar a una voz un himno de alabanza a Dios. Decían:   52«Bendito eres, Señor, Dios de nuestros antepasados, digno de honor y de toda alabanza por siempre. Bendito tu nombre santo y glorioso, digno de todo honor y de toda alabanza por siempre. 53Bendito eres en tu santo y glorioso templo, digno de todo honor y de toda gloria por siempre. 54Bendito eres tú, que te sientas en trono de rey, digno de todo honor y de toda alabanza por siempre. 55Bendito eres tú, que estás sentado sobre querubines y con tu mirada penetras los abismos, digno de honor y de toda alabanza por siempre. 56Bendito eres en la bóveda del cielo, digno de alabanza y de gloria por siempre.   57»Bendigan al Señor, todas sus obras, canten en su honor eternamente. 58Bendíganlo, ángeles del Señor, canten en su honor eternamente. 59Bendice, cielo, al Señor, canta en su honor eternamente. 60Bendice al Señor, agua que estás encima del cielo, canta en su honor eternamente. 61Bendigan al Señor, todos sus astros, canten en su honor eternamente. 62Bendigan al Señor, sol y luna, canten en su honor eternamente. 63Bendigan al Señor, estrellas del cielo, canten en su honor eternamente. 64Bendigan al Señor, todas las lluvias y el rocío, canten en su honor eternamente. 65Bendigan al Señor, todos los vientos, canten en su honor eternamente. 66Bendigan al Señor, fuego y calor, canten en su honor eternamente. 67Bendigan al Señor, frío y calor, canten en su honor eternamente. 68Bendigan al Señor, rocío y escarcha, canten en su honor eternamente. 69Bendigan al Señor, hielo y frío, canten en su honor eternamente. 70Bendigan al Señor, heladas y nieve, canten en su honor eternamente. 71Bendigan al Señor, días y noches, canten en su honor eternamente. 72Bendigan al Señor, luz y oscuridad, canten en su honor eternamente. 73Bendigan al Señor, relámpagos y nubes, canten en su honor eternamente.   74»Bendice, tierra, al Señor, canta en su honor eternamente. 75Bendigan al Señor, montañas y colinas, canten en su honor eternamente. 76Bendigan al Señor, todas las cosas que crecen en la tierra, canten en su honor eternamente. 77Bendigan, manantiales, al Señor, canten en su honor eternamente. 78Bendigan al Señor, mares y ríos, canten en su honor eternamente. 79Bendigan al Señor, ballenas y demás animales del agua, canten en su honor eternamente. 80Bendigan al Señor, todas las aves del cielo, canten en su honor eternamente. 81Bendigan al Señor, todos los animales domésticos y salvajes, canten en su honor eternamente.   82»Bendigan al Señor, seres humanos, canten en su honor eternamente. 83Bendice, Israel, al Señor, canta en su honor eternamente. 84Sacerdotes del Señor, bendíganlo, canten en su honor eternamente. 85Siervos del Señor, bendíganlo, canten en su honor eternamente. 86Bendigan al Señor, hombres de espíritu recto, canten en su honor eternamente. 87Bendigan al Señor, santos y humildes de corazón, canten en su honor eternamente. 88Bendigamos al Señor, Ananías, Azarías y Misael, cantemos en su honor eternamente, porque él nos libró del sepulcro, nos salvó de la muerte, nos libró del fuego del horno encendido, nos libró de las llamas. 89Den gracias al Señor, porque él es bueno, porque su amor es eterno. 90Alábenlo todos los que adoran al Señor, el Dios de los dioses, canten en su honor, denle gracias, porque su amor es eterno.»
Can i read the Bible on my phone/tablet?
Selected Verses