DANIEL, EL DIOS BEL Y//LA SERPIENTE Daniel y el dios Bel 1 1Cuando el rey Astiages murió y se reunió con sus antepasados, le sucedió Ciro, rey de Persia. 2Daniel era uno de los hombres de confianza del rey, el cual lo estimaba más que a cualquier otro de sus amigos. 3Los babilonios tenían un ídolo llamado Bel, al que cada día le llevaban seiscientos sesenta litros de la mejor harina, cuarenta ovejas y ciento treinta litros de vino. 4El rey le daba culto, y todos los días iba a adorarlo. Pero Daniel adoraba a su Dios. 5Un día le preguntó el rey: —¿Por qué no adoras a Bel? Daniel respondió: —Yo no doy culto a ídolos hechos por los hombres, sino al Dios viviente que creó el cielo y la tierra, y que es el Señor de todos los hombres. 6El rey le preguntó: —¿De manera que no crees que Bel sea un dios viviente? ¿Acaso no has visto todo lo que come y bebe cada día? 7Daniel se echó a reír y respondió: —¡No se deje engañar Su Majestad! Por dentro, ese ídolo es de barro; y por fuera es de cobre. ¡Jamás ha comido ni bebido nada! 8El rey se enojó mucho, mandó llamar a los sacerdotes de Bel y les dijo: —Si ustedes no me dicen quién es el que se come esos alimentos, morirán. Pero si demuestran que Bel sí se los come, morirá Daniel, por haber dicho palabras ofensivas contra Bel. 9Daniel le dijo al rey: —Está bien; que se haga tal como Su Majestad ha dicho. Los sacerdotes de Bel eran setenta, sin contar las mujeres ni los niños. 10El rey se dirigió entonces al templo de Bel acompañado de Daniel. 11Los sacerdotes le dijeron: —Vea Su Majestad cómo nosotros nos vamos de aquí en seguida; y ponga Su Majestad mismo los alimentos y prepare el vino; luego cierre con llave la puerta y séllela con su sello. Si al volver Su Majestad por la mañana encuentra que Bel no se lo ha comido todo, moriremos; pero si las acusaciones de Daniel contra nosotros resultan falsas, será él quien deba morir. 12Los sacerdotes no le daban importancia al asunto, porque debajo de la mesa habían hecho una entrada secreta y por ella entraban siempre para comerse los alimentos. 13Apenas salieron los sacerdotes, el rey puso los alimentos delante de Bel. 14Daniel, por su parte, mandó a sus criados que le trajeran ceniza y la regaran por todo el templo. Todo esto lo presenció solamente el rey. Luego salieron, cerraron con llave la puerta, la sellaron con el sello del rey y se fueron. 15Por la noche llegaron los sacerdotes, como de costumbre, con sus mujeres y sus hijos, y se comieron todos los alimentos y se bebieron el vino. 16El rey se levantó muy temprano, y lo mismo hizo Daniel. 17Entonces le preguntó el rey: —Daniel, ¿están intactos los sellos? —Sí, Majestad, están intactos —respondió Daniel. 18Apenas abrió la puerta y vio la mesa, gritó el rey: —¡Qué grande eres, oh Bel! ¡En ti no hay ninguna clase de engaño! 19Daniel soltó la risa y no dejó que el rey entrara en el templo. Entonces dijo: —Fíjese Su Majestad en el piso, y vea de quién son estas huellas. 20—Por lo que veo, son huellas de hombres, mujeres y niños —dijo el rey. 21Y se puso furioso, y mandó arrestar a los sacerdotes con sus mujeres e hijos. Entonces ellos le mostraron la puerta secreta por donde entraban a comerse las cosas que había sobre la mesa. 22El rey los mandó matar, y le entregó el ídolo a Daniel, quien lo destruyó, lo mismo que a su templo. Daniel mata la serpiente y se salva de morir 23También había en Babilonia una enorme serpiente, y la gente de la ciudad le daba culto. 24El rey le dijo a Daniel: —¡No puedes decir que éste no es un dios viviente! ¡Tienes que adorarlo! 25Pero Daniel respondió: —Yo adoro al Señor mi Dios, que es el Dios viviente. Si Su Majestad me da permiso, mataré esa serpiente sin espada ni palo alguno. 26El rey le dijo: —Te doy permiso. 27Daniel tomó un poco de brea, grasa y unos pelos, lo puso todo junto a cocer, hizo unas tortas y se las echó en la boca a la serpiente; ella se las comió y reventó. Entonces dijo Daniel: —¡Vean qué es lo que ustedes adoran! 28Cuando los babilonios se enteraron de esto, se pusieron furiosos, se rebelaron contra el rey y empezaron a decir: —¡El rey se ha hecho judío! ¡Ha derribado a Bel, ha matado la serpiente y ha acuchillado a los sacerdotes! 29En seguida se fueron al rey y le dijeron: —¡Entréganos a Daniel! Si no, te mataremos a ti y a tu familia. 30Al ver el rey que lo amenazaban tan seriamente, no tuvo más remedio que entregarles a Daniel. 31Ellos lo echaron a un foso lleno de leones, donde permaneció seis días. 32En el foso había siete leones, a los que cada día les echaban dos hombres muertos y dos ovejas; pero ese día no les echaron nada, para que se comieran a Daniel. 33Por aquel mismo tiempo se encontraba en Judea el profeta Habacuc. Acabada de preparar la comida y de echar unos panes en un canasto, e iba al campo a llevar la comida a los segadores, 34cuando se le apareció un ángel del Señor y le dijo: —Llévale esa comida que tienes ahí a Daniel, que está en Babilonia, en el foso de los leones. 35Habacuc respondió: —¡Señor, jamás he estado en Babilonia ni conozco ese foso! 36Entonces el ángel del Señor lo agarró por el pelo de la cabeza, y con el ímpetu de su soplo se lo llevó a Babilonia y lo dejó junto al foso de los leones. 37Habacuc gritó: —¡Daniel, Daniel! ¡Toma esta comida que Dios te ha mandado! 38Daniel respondió: —¡Te acordaste de mí, oh Dios! ¡Tú no abandonas a los que te aman! 39Y se levantó y comió, mientras el ángel de Dios se llevaba inmediatamente a Habacuc al lugar donde antes estaba. 40A los siete días fue el rey a hacer lamentación por la muerte de Daniel, pero al llegar al foso de los leones vio que allí estaba sentado Daniel. 41Entonces dio un grito y dijo: —¡Qué grande eres, Señor, Dios de Daniel! ¡Fuera de ti no hay ningún otro dios! 42El rey mandó que lo sacaran, y echó en el foso a los que habían querido matar a Daniel, y los leones se los comieron en un momento, en presencia del rey.
Can i read the Bible on my phone/tablet?
Selected Verses