16 1El arca de Dios fue llevada y puesta dentro de una tienda de campaña que David había levantado con ese propósito. En seguida se ofrecieron holocaustos y sacrificios de reconciliación delante de Dios, 2y cuando terminó David de ofrecerlos bendijo al pueblo en nombre del Señor, 3y a todos los israelitas, hombres y mujeres, les dio un pan, una torta de dátiles y otra de pasas. 4David nombró entre los levitas a los que habían de servir delante del arca del Señor, para que se encargaran de celebrar, dar gracias y alabar al Señor, Dios de Israel. 5El jefe era Asaf, y después de él estaba Zacarías; luego venían Jeiel, Semiramot, Jehiel, Matatías, Eliab, Benaías, Obed-edom y Jeiel, quienes tenían sus instrumentos musicales, sus salterios y sus arpas. Asaf tocaba los platillos, 6y los sacerdotes Benaías y Jahaziel tocaban siempre las trompetas delante del arca de la alianza de Dios. Salmo de acción de gracias de David 7Fue aquel mismo día cuando David ordenó por primera vez que Asaf y sus colegas elevaran al Señor la siguiente acción de gracias:   8«¡Den gracias al Señor! ¡Proclamen su nombre! Cuenten a los pueblos sus acciones. 9Canten himnos en su honor. ¡Hablen de sus grandes hechos!   10»Siéntanse orgullosos de su santo nombre. ¡Siéntase alegre el corazón de los que buscan al Señor! 11Recurran al Señor, y a su poder; recurran al Señor en todo tiempo. 12Recuerden sus obras grandes y maravillosas, y los decretos que ha pronunciado: 13ustedes, descendientes de su siervo Israel, ustedes, hijos de Jacob, sus escogidos.   14»Él es el Señor, nuestro Dios; ¡él gobierna toda la tierra! 15Ni aunque pasen mil generaciones, se olvidará de las promesas de su alianza, 16de la alianza que hizo con Abraham, del juramento que hizo a Isaac 17y que confirmó como ley para Jacob, como alianza eterna para Israel, 18cuando dijo: “Voy a darte la tierra de Canaán como la herencia que te toca.”   19»Aunque ellos eran pocos, unos cuantos extranjeros en la tierra 20que iban de nación en nación y de reino en reino, 21Dios no permitió que nadie los maltratara; y aun advirtió a los reyes: 22“No toquen a mis escogidos, ni maltraten a mis profetas.”   23»Canten al Señor, habitantes de toda la tierra; anuncien día tras día su salvación. 24Hablen de su gloria y de sus maravillas ante todos los pueblos y naciones, 25porque el Señor es grande y muy digno de alabanza, y más terrible que todos los dioses. 26Los dioses de otros pueblos no son nada, pero el Señor hizo los cielos. 27¡Hay gran esplendor en su presencia! ¡Hay poder y alegría en su santuario!   28»Den al Señor, familias de los pueblos, den al Señor el poder y la gloria; 29den al Señor la honra que merece; con ofrendas preséntense ante él; adoren al Señor en su santuario hermoso. 30¡Que todo el mundo tiemble delante de él! Él afirmó el mundo para que no se mueva. 31¡Que se alegren los cielos y la tierra! Que se diga en las naciones: “¡El Señor es rey!” 32¡Que brame el mar y todo lo que contiene! ¡Que se alegre el campo y todo lo que hay en él! 33¡Que griten de alegría los árboles del bosque delante del Señor, que viene a gobernar la tierra!   34»Den gracias al Señor, porque él es bueno, porque su amor es eterno. 35Díganle: ¡Sálvanos, oh Dios, salvador nuestro! ¡Recógenos y líbranos de entre las naciones para que alabemos tu santo nombre, para que alegres te alabemos! 36¡Bendito sea el Señor, Dios de Israel, por toda la eternidad!»   Y todo el pueblo respondió: «¡Amén!», y alabó al Señor. 37Así pues, David dejó allí delante del arca de la alianza del Señor a Asaf y sus colegas para que sirvieran continuamente según se necesitara cada día. 38También dejó a Obed-edom y sus colegas, sesenta y ocho personas, con Obed-edom, hijo de Jedutún, y Hosá, como porteros. 39Y a Sadoc y a sus colegas sacerdotes los dejó ante la tienda del Señor, en el santuario de Gabaón, 40para que ofrecieran continuamente holocaustos al Señor en el altar destinado a ellos, por la mañana y por la tarde, exactamente como está escrito en la ley del Señor, que él dejó como mandato a Israel. 41También dejó con ellos a Hemán, a Jedutún y al resto de los que fueron escogidos y designados por nombre para cantar: «Den gracias al Señor, porque su amor es eterno.» 42Éstos tocaban trompetas, platillos y otros instrumentos musicales, con los que acompañaban los cantos a Dios. Los hijos de Jedutún estaban encargados de la puerta. 43Después todos se volvieron a sus casas, y también David volvió a su casa para bendecir a su familia.
Can i read the Bible on my phone/tablet?
Selected Verses